Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 abril 2008

¿ EXISTE EL EFECTO REBOTE ?


Una pregunta diaria en mi consulta médica es: ¿ existe el rebote?

Y la respuesta es muy sencilla: Depende de usted, de lo que haga para bajar de peso y aún más, lo que haga para mantenerlo.

Me preguntará: ¿ Porqué depende de mí ?

Es muy fácil, al iniciar un tratamiento de reducción de peso, todos iniciamos con mucho ánimo y entusiasmo por comenzar una nueva vida, con esto me refiero a que todos sabemos que el reducir de peso, aumenta la autoestima, ya que nos vemos y nos sentimos mejor.

En algunos casos, los pacientes acuden a reducción de peso por cuestiones de salud, ya sea por hipertensión, diabetes, hipercolesterolemia, (colesterol alto) o simplemente por dolor en las articulaciones. Sea cual sea la razón por la que iniciamos el tratamiento, lo hacemos con disciplina y empeño, pero: ¿Qué pasa cuando terminamos el tratamiento?

Simplemente creemos que podremos volver a comer y a tener los malos hábitos de antes de iniciado el tratamiento, y esto es una gran mentira, nunca podremos volver a comer igual que antes del tratamiento, ya que si lo hacemos, entonces pesaremos lo mismo que antes, ya que recuperaremos el peso perdido y no habremos aprendido nada.

Por esta razón es importante, acudir con un especialista, ya que él nos dará las herramientas para poder mantener en un futuro no muy lejano, el peso que obtuvimos después del tratamiento. ¿ A qué herramientas me refiero?

A los buenos hábitos alimenticios, a desayunar, comer y cenar a nuestras horas, a no malpasarnos, a tomar abundante agua, a realizar ejercicio, a comer menos en cantidad pero aumentar el consumo de alimentos de calidad, como frutas, verduras,cereales. Es decir: ” APRENDEREMOS A COMER “

¿ Qué sucede si tomo medicamentos, pastillas, gotas, thés, suplementos, o productos milagro que ofrecen no tener rebote y no son recetados por el médico ?

Esto no existe, ningún producto por sí solo, te enseñará a comer, tú perderás peso con cualquiera de estas cosas. ya sea por que eliminarán alguna de las comidas o simplemente porque te quitarán el hambre o te deshidratarán, pero al dejar de consumirlos y tratar de llevar tu vida normal de antes y comer normal, entonces subirás nuevamente lo que habías bajado y todavía más: Por el efecto de que tu organismo tratará de recuperar lo que le quitaste durante el tiempo que no te alimentaste bien y también guardará calorías para cuando tú quieras volver a dejarlo sin comer, ese es el verdadero efecto rebote.

Por esta razón te aconsejo, nunca tomar productos que te prometan maravillas, si realmente existieran, no habría sobrepeso y obesidad en el mundo, todos los médicos los recetaríamos, además te aconsejo nunca tomar nada que no conozcas y que no cuente con el respaldo de un laboratorio ético y certificado, productos que te ofrecen bajar de peso pero que al leer la etiqueta contienen la leyenda ” La responsabilidad de este producto es de quien lo usa y de quien lo recomienda “

inmediatamente te está dando la pauta para que tu lo analices y NO lo consumas, porque entonces nadie te está garantizando la confiabilidad del producto.

El único que está capacitado para darte medicamentos para reducción de peso es tu médico, ya que además del medicamento te dará los métodos para mantener una vida saludable y te explicará el tipo de alimentos que debes de consumir, las cantidades y las horas, dependiendo de tu actividad física, tu peso, tu talla, tu complexión, si eres hombre o mujer, tu edad y tu estado general de salud.

Confía en él !

Y por favor nunca te automediques !.

Read Full Post »

Martes, 08 de Abril del 2008

Existen varios mitos con respecto a los efectos que ejerce el hábito de fumar sobre el peso corporal; el miedo de aumentar algunos kilos es un freno importante para quien contempla la posibilidad de dejar de fumar.

En términos generales, los fumadores mantienen un peso corporal menor que aquellos que no fuman, esto tiene una explicación fisiológica mediante diferentes mecanismos:

En primer lugar, la nicotina ejerce un efecto anorexígeno a nivel del sistema nervioso central, actuando directamente sobre el centro de la saciedad. Este efecto es muy leve, pero suficiente para quitar el apetito mientras se esta fumando.

Por otro lado, los elementos tóxicos del humo del cigarro, degradan las papilas gustativas en la lengua, y afectan también la mucosa nasal y las células olfatorias, de tal manera que al percibir menos los sabores y olores disminuye la atracción por los alimentos y por tal las ganas de comer.

Además, el factor psico emocional que con tanto empeño han taladrado en nuestras mentes las tabacaleras, al relacionar el uso del tabaco con imágenes de gente delgada, sexy y deportista, o de rudos vaqueros de nalgas duras, ejerce una influencia primordial, conciente e inconciente, en el deseo de asociar el uso del tabaco con estos estereotipos.

Entonces, se podría pensar que fumar es una buena opción para mantenerse delgado, sin embargo su costo en términos de salud e impacto emocional es absolutamente elevado y resulta absurdo considerarlo de tal manera aún en términos de estética corporal; ya que al inhibir la respuesta normal del ciclo del hambre-saciedad, induce a una desnutrición crónica pues los requerimientos nutricionales de nuestro cuerpo no llegan a satisfacerse adecuadamente; además de que, estadísticamente, los fumadores toman menos agua y se encuentran también en estado de deshidratación crónica.

La apariencia corporal los delata: Presencia de arrugas prematuras y mas profundas, piel reseca, descamativa, coloración grisácea, pómulos prominentes, ojeras y otras.

¿Qué pasa con el peso cuando se deja de fumar? Efectivamente se calcula que una persona que deja de fumar puede llegar a ganar hasta 4 kilogramos de peso, exclusivamente por la perdida del efecto anorexígeno de la nicotina, y algunos suben más por situaciones emocionales inherentes a cada persona.

Esto tiene también varias acotaciones: Las personas que dejan de fumar sin ningún tipo de apoyo médico o psicoterapéutico, suelen cambiar la compulsión de fumar por la de comer, generalmente de manera inconciente, además de que ahora los alimentos saben y huelen mejor y mejora el apetito.

En términos de riesgos a la salud no se compara el hecho de seguir fumando con la ganancia de unos kilos, que punto y aparte, puede manejarse más tarde con mucho éxito con una adecuada orientación nutricional.

Está comprobado que llevar un programa de apoyo psicoterapéutico, disminuye casi al 100% el riesgo de subir de peso y de presentarse será menor de cuatro kilos y la persona contará ya con algunas herramientas para manejarlo.

En mi experiencia como médico en tabaquismo, uno de cada 10 pacientes que llegan a la clínica experimenta elevación del peso, máximo de 2 kg.; siempre ha sido más relevante emocionalmente el hecho de dejar de fumar, aún cuando ha sido una preocupación importante al inicio de las terapias, pierde relevancia poco a poco con la ganancia física y mental de dejar de fumar.

En conclusión podemos decir que:
-No se justifica de ninguna manera el tabaquismo como una medida de control de peso
-Dejar de fumar siempre será más benéfico en términos de salud física y mental contra el posible aumento de peso
-El aumento de peso es más probable si no se cuenta con un apoyo psicoterapéutico
-De presentarse éste, una adecuada orientación nutricional usualmente resuelve el problema.

Dr. Sergio Adolfo Pérez Ortíz
Especialista en tabaquismo
Coordinador médico de “Gracias, … ¡No fumo!” Especialistas en Tabaquismo
Querétaro, México.
graciasnofumo@gmail.com

Read Full Post »